TEYMASA, marcando la diferencia

Hacer la competencia a la industria alemana no está al alcance de todos. La empresa de Reus impone su sistema de almacenaje automático de bidones a nivel internacional.

Esto es lo que ha conseguido Teymasa.  Una empresa reusense con 30 años de experiencia en diseño, construcción y montaje de equipos de envasado y paletizado que ha sabido adaptarse en cada momento incorporando las tecnologías más avanzadas a sus sistemas.
La última innovación de Teymasa es el almacén automático de bidones de diferentes tamaños. Este sistema permite distribuir las unidades vacías según color, tamaño y forma, de manera totalmente automática.

Es un producto que sólo hace una empresa alemana y nosotros. Y nuestro sistema se está imponiendo, explica Jaume Taulats, director general y cofundador de Teymasa.

En una época negativa como la actual, un producto nuevo como el almacén automático se ha convertido en la estrella. Se han instalado ya 8 en diversos puntos de España. Fuera del país, actualmente se está montando la de mayor capacidad hasta el momento, 3.200 bidones para las instalaciones de Repsol en Puertollano. Y además se está negociando una unidad más para la petrolera Total en la India y la posible ampliación de otro ya existente.
¨Es un producto nuevo que nos está posicionando realmente bien en el sector¨ 
El almacén automático utiliza sistemas de visión artificial, una tecnología reciente que es ejemplo de la incorporación de herramientas de última generación en los montajes de Teymasa. Antes lo habían hecho con la línea de robotización, destinada básicamente a paletizar y que utiliza robots cartesianos que se mueven sobre tres ejes dentro de una superficie delimitada. Teymasa ha construido robots para otros usos, como el que utiliza la empresa Dow para intercambiar cabezales en hornos obturados.
La competición con los alemanes se está ganando incluso en terreno alemán. Hace pocos meses que Teymasa instaló una nueva línea envasadora de bidones de MDI en la planta de Tarragona de Bayer. La máquina anterior era de procedencia alemana, pero en esta ocasión se optó por encargarla a la empresa reusense, con un resultado de 100 bidones/hora que dobla al que tiene una planta similar de Bayer en Tarragona. Este resultado ha permitido desplazar a Tarragona el suministro de MDI de Bayer no sólo para España sino para el resto del mundo.
Un año difícil. Estos triunfos han servido a Teymasa para afrontar con algo de optimismo un año difícil. Taulats asume que la facturación caerá este año un 27% sobre la del año pasado, y aún gracias a los contratos que se habían firmado el año anterior. En el mes de abril dejaron de entrar proyectos y entraban en su recta final los que ya estaban en producción. «Así hasta que ha acabado el verano y han empezado a llegar nuevos pedidos y peticiones de ofertas», explica Taulats.
Un sistema inequívoco para determinar la situación de sus clientes son los controles periódicos que realiza Teymasa en los sistemas que ha producido, evidentemente siempre en casa del cliente. Si las cosas van bien, cuando se llama desde Teymasa para concretar la fecha y hora del control se intenta postergar el examen al viernes por la tarde o a una fecha no determinada para no paralizar la producción. Si, en cambio, la respuesta es que pueden ir a hacer el control cuando quieran, es que no hay producción. Afortunadamente, en las últimas semanas la respuesta de los clientes de Teymasa es la de intentar aplazar el control para no perder la producción que se ha retomado.
«Las previsiones para el próximo año son bastante buenas, hay señales de que diversos clientes cerrarán compras pronto. Se trata de aguantar un poco más y llegará el trabajo», afirma el director general de Teymasa. La empresa ha aguantado la crisis sin aplicar ningún expediente de regulación de la plantilla, porque ésta está altamente especializada en todos sus puestos y no es cuestión de dejar marchar a trabajadores que se precisarán en cuanto la economía vuelva a estar boyante.
La plantilla de Teymasa tiene una antigüedad bastante alta, entre los 15 a 25 años. Aún así, la empresa cuida de que los trabajadores tengan formación continuada en sus diferentes especialidades, ya que buena parte del negocio se asienta en la aplicación de tecnología punta en el manejo de bidones con sustancias peligrosas.
Diari de Tarragona
Noticia publicada 1 de diciembre de 2009